¿Te gusta sentir la arena entre tus dedos? Tenemos destino para ti, las playas de Lanzarote. Blancas, doradas, negras… ¡de todos los colores y para todos los gustos! Bucea, visita el fondo marino, surfea, disfruta en catamarán o sencillamente tirate al sol, relájate y disfruta.

También puedes visitar algunas de las piscinas naturales que se forman cerca de este océano Atlántico. Tienes mucho por elegir, así que… ¿A qué esperas para empezar tu aventura?

¡Con arenas de todos los colores!

Arena blanca

Una de las joyas de Lanzarote es la playa del Papagayo, conocida por su fina y blanca arena, su agua cristalina con tintes verdosos y su fondo marino. Déjate llevar por las aguas tranquilas y contempla durante horas la gran variedad de peces que habitan bajo las rocas y los grandes bancos de arena.

Arena dorada

Con algo más de un kilómetro de longitud, la playa Grande es una de las playas más visitadas de Lanzarote. Su paseo marítimo recoge una gran variedad de cactus y palmeras y sus aguas son tranquilas e ideales para ir en familia. Junto a la playa Grande, encontramos la playa Chica, una playa pequeña como su nombre indica, perfecta para descansar y relajarse.

Arena negra

Uno de los encantos más distintivos de la isla de Lanzarote son sus playas de arena negra. La playa de El Golfo tiene una belleza única por su mezcla de colores rojos brillantes con verdes en contraste con el negro de la arena y el azul del mar que se une con el cielo. Ahí podrás disfrutar de unos atardeceres ¡que no podrás evitar fotografiar!

¿Mejor un baño en una piscina natural?

Los Charcones de Playa Blanca

Un lugar paradisíaco para que puedas disfrutar de un baño tranquilamente. Los Charcones son unas piscinas naturales que se encuentran en el sur de la isla, en Playa Blanca, que se crearon por las erupciones volcánicas. Es un lugar de difícil acceso, pero merece la pena descubrir este rincón mágico de Lanzarote y darse un chapuzón único en él.

Y, ¿qué recordarás siempre?

La pequeña isla vecina: La Graciosa

Si vas a Lanzarote, no puedes olvidarte de visitar La Graciosa. Más allá de su curioso nombre, se trata de una pequeña isla situada al norte de Lanzarote a la cual se accede en barco desde Órzola. La isla es pequeña, con un par de pueblos, uno de ellos, Caleta de Sebo, tiene un pequeño puerto junto a una pequeña playa. Si no quieres hacer el viaje, desde el Mirador del Río tienes unas vistas asombrosas a la isla.

¿Y para ti, Xplorer, cuál es tu playa favorita de Lanzarote?

Descubre todas nuestras recomendaciones a través de nuestro Instagram @xploraoficial o disfruta de más contenido en nuestro blog.

Dejar un comentario