Segovia es descubrir el acueducto, la catedral, el barrio de la judería y la sinagoga, disfrutar de un viaje en globo, pasear por los jardines del Palacio Real de La Granja o hacer barranquismo en el río Duratón, pero sobre todo… Segovia es disfrutar de la grandiosa experiencia gastronómica que es comerse un cochinillo. En XPLORA te recomendamos dos lugares especiales donde se te van a saltar las lágrimas al sentir en tus papilas gustativas el roce de la piel del lechón y disfrutar de la experiencia de verlo cortar con un plato.

Mesón de Cándido

Corría el año 1884 cuando el ferrocarril llegó a Segovia, comenzaron a abrirse a lo largo del acueducto romano posadas, hornos, casas de vinos y mesones, siendo el Mesón de Cándido el único que sigue desde entonces, y el que ofrece uno de los cochinillos más espectaculares de todo Segovia. Continúa su tradición de partir el cochinillo con el borde de un plato. Gracias a su situación al pie del acueducto, cuenta con unas vistas privilegiadas.

Restaurante Jose Maria

Desde 1982, este restaurante que cuenta con 8 comedores, donde trabajan más de 100 personas, ofrece uno de los mejores cochinillos de Segovia, lo mejor es que podrás probar su fabuloso vino de autor Pago de Carraovejas por menos de 20€, porque la bodega es del mismo propietario.

Descubre nuestra propuesta XPLORA para disfrutar en Segovia:

O encuentra hotel en Segovia:

¿Y para ti, Xplorer, cuál es el mejor sitio para comerte un cochinillo en Segovia?

Descubre todas nuestras recomendaciones a través de nuestro Instagram @xploraoficial de Instagram.

Dejar un comentario