La ciudad que nunca duerme. Así se le conoce a la gran urbe por excelencia, actividades durante las 24 horas del día y barrios icónicos como el Soho o Harlem harán que tu experiencia urbana sea algo totalmente inolvidable. 

Nuestro consejo es que dediques al menos 7 días a la ciudad, hay mucho por patear, visitar y simplemente dejarse llevar por calles con esencia única y rincones muy originales. 

El Faro del Puente George Washington

No solo es un lugar para fotografiar y compartirlo en las RRSS, este faro en al pasado sirvió para iluminar esta zona donde se producían innumerables accidentes en el río Hudson. Fue en el año 1921 cuando instalaron el faro conocido como Little Red Lighthouse. 

La estación fantasma de City Hall 

Curiosidad es la palabra. La estación abandonada de Old City Hall cerrada desde 1945 es uno de esos rincones secretos a visitar. 

En el subsuelo de la ciudad este espacio ha sobrevivido al paso del tiempo. Hay dos opciones de recorrerla. Una es hacerla con una visita guiada, y la otra es subir a un metro de la línea 6, y en vez de bajarte en la última estación llamada Brooklyn Bridge – City Hall, quédate dentro de ese vagón y espera a que el metro regrese en sentido contrario, de ese modo podrás verla desde el vagón únicamente, te avisamos el metro no hace parada técnica en esta estación fantasma. 

El espacio Greenacre Park 

Sabemos que patear la ciudad agota, pero a la vez apasiona. Hay un lugar donde puedes comprar tu comida en cualquier puesto callejero e irte a este pequeño parque escondido entre grandes edificios. Una cascada de agua fluye entre los rascacielos haciendo que el espacio se convierte un remanso original de paz en mitad de tanto barullo como el que genera la gran ciudad. 

Una Iglesia robótica 

¿A que suena bien? El espacio cuenta con unas 50 esculturas neumáticas controladas por computadora.  

Diferentes artistas multimedia han aprovechado una antigua iglesia que hace de estudio de un colectivo de artistas de Brooklyn, Ubicado en 111 Pioneer Street. 

El lugar cuenta con robots que tiene forma humanoide y se han diseñado para realizar tareas únicas con sonidos singulares. Sin duda la sorpresa o lo inesperado te estará esperando. 

Cenando a oscuras 

Alucinas con la experiencia. Seguro que nunca has sentido o experimentado algo como en este lugar. Gusto, oído y tacto son esenciales para disfrutar de la cena en un salón comedor absolutamente a oscuras, previamente una anfitriona te guiará hasta tu mesa. Por cierto, el personal del restaurante está formado por personas ciegas o con problemas de vista, haciendo que sientas por una noche lo mismo que ellos.  

Puedes sentir la experiencia en The Ace Hotel 16 W. 29th St, y comprobar como el sentido del gusto y el olfato juegan un gran papel en este lugar.  

¡Aquí te dejamos una propuesta para disfrutar de los distritos y los mejores barrios de New York!

Si quieres estar al día de todas nuestras recomendaciones podrás hacerlo a través de nuestra cuenta @xploraoficial de Instagram, también puedes formar parte de nuestra comunidad Xplora.

Dejar un comentario